Rosca de Reyes, la mejor receta

¡Feliz año!
¡No sé ni cómo comenzar esta entrada! Resulta que para mí lo más importante del blog son ustedes, si no tengo personas que siguen mis recetas y les sirven pues entonces pierde objetivo éste sitio.
Estoy editando parcialmente ésta entrada (receta de pan) porque algunos de ustedes me  han comentado (lo cual agradezco) que les salió dura y seca y ahora que leo lo que escribí hace un año sobre mi compromiso, entonces… retiro la receta anterior y hoy les voy a compartir la mejor receta que encontré de rosca de Reyes, después de 4 intentos.
Ésta receta DEBE  de quedarte ¡Buenísima! Rico sabor y húmeda, nada ahogona o seca y si sigues todas las instrucciones te saldrá mejor .

Realmente el escribir en un blog y compartir recetas es un compromiso, no puedo subir recetas que no funcionan o que a mí no me satisfacen al 100%, mi familia me lo recordó ante la frustración de los intentos para obtener una buena Rosca de Reyes. Saber que tú vas a invertir dinero, tiempo y esfuerzo en una receta, confiando en que va a salir rica  y que no te salga me hace sentir muy mal, así que reitero mi compromiso: subir recetas probadas y aprobadas por mi familia y por mi.
Ahora, dejo de editar y dejo éste texto el cual escribí con mucho cariño para tí, ¡Disfruta la lectura!
Por otro lado, en muchas ocasiones participamos de algunas tradiciones de las cuales no tenemos ni idea del por qué de las mismas. No es mi caso particular ya que no como rosca por tradición religiosa, sino que me ¡Encanta la rosca! 
Pero sí quisiera platicarte un poco sobre el porqué de los regalos que los magos trajeron a Nuestro Señor Jesucristo.
 
Al leer el pasaje en el capítulo 2 del Evangelio de Mateo, encuentro muchísima enseñanza de parte de Dios hacia mi vida, en esta ocasión solo quisiera compartir un poco sobre la clase de regalos que le trajeron a un niño tan pequeño y el último versículo, su camino diferente. A continuación cito algunos versículos para darnos una idea de lo que hablo.
 
” Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos (no dice que tres, ni su raza, ni en qué venían transportándose), diciendo, ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle…
Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo.
Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron: y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.
pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino” Mateo 2:1,2,10,11 y 12
 
¿Qué regalos tan extraños para un bebé, no te parece? Este niño desde pequeño era especial, no era cualquier bebé era el mismo Hijo de Dios, estos regalos hablan por sí mismos.
 
Oro: Símbolo de deidad y de gloria, habla de que es Rey, dejó toda la gloria del cielo para encarnarse en hombre.

“Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos” 2 Corintios 8:9

“E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad; Dios fue manifestado en carne” 1 Timoteo 3:16
Incienso: El incienso es un ungüento o perfume de olor muy agradable que al arder desprende un humo fragante.

Nada más cercano a lo que el Padre siente por Su Amado Hijo. Nuestro Señor Jesucristo llevó una vida sin pecado, fue el Cordero Perfecto, sin mancha y sin contaminación . Su sacrificio satisfizo por completo al Padre, una vida perfecta.

“El cual no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca” 1 Pedro 2:22“Y hubo una voz de los cielos que decía; Este es mi Hijo Amado en quien tengo complacencia” Mateo 3:17
 
Mirra: La mirra, en época del imperio romano, se usaba como anestésico para moribundos o los condenados a muerte, singular regalo para un bebé . 

Pues sí Este bebé venía a morir, a morir por los pecados de la humanidad, entonces trajeron mirra símbolo de los sufrimientos que Él iba a padecer al llevar los pecados del mundo.

“Mas Dios muestra Su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” Romanos 5:8
 
Y por último para ir a la receta y toda la explicación… ¿Notaste en el último versículo que los magos regresaron por otro camino? Es imposible que si reconocemos a Jesús como nuestro Salvador personal sigamos el mismo camino de siempre, un verdadero encuentro con Él transforma esta vida y la eterna.
¡Vamos a la receta! Mi amiga Gaby del blog Gabriela clavo y canela vino al rescate con la receta de Rosca (checa su blog tiene el paso a paso muy bien explicado), es increíble que no la había visto, siempre busco recetas en su blog porque me encantan, pero ésta se me pasó… ¡Mil gracias amiga por la deliciosa receta! (yo hice algunos ajustes, aumenté 30 gr de mantequilla y un poco de agua de azahar y puse las medidas en tazas y cucharadas ya que sé que a algunos de ustedes se les dificultará en gramos)
¡Muero de ganas por que la pruebes y me platiques qué tal te quedó!
*Como edité la entrada tengo fotos de la antigua rosca y de la actual, te dejo de las dos para que veas la forma tradicional de adornar y la sencilla, seamos honestos a casi nadie nos gustan los adornos, somos felices sólo con el azúcar! 
Ingredientes para el prefermento:
50 gr de harina (3 cucharadas)
16 gr. levadura fresca ó 5 gr. levadura seca
10 gr de azúcar (1 cucharada)
30 gr. leche tibia  (2 cucharadas)
Ingredientes para el pan:
3 huevos
100 gr. mantequilla derretida
Ralladura de 1 naranja
40 gr. leche tibia (2 cucharadas  + 2 cucharaditas)
2 cucharadas de jugo de naranja ( 1 cucharada  + 1 cucharadita)
1 cucharadita agua de azahar (opcional)
100 gr. de azúcar (1/2 taza)
Todo el prefermento
450 gr. harina (3 tazas de harina + 4 cucharadas)
4 gr. de sal (media cucharadita)
1 huevo para barnizar
Procedimiento para hacer el prefermento:
Mezcla  el harina con azúcar, desmenuza la levadura y añade la leche tibia.  Remueve bien hasta mezclar, no hace falta batir.
Tapa con plástico y deja descansar por 1 hora a temperatura ambiente.
Procedimiento para hacer la masa del pan:
Coloca en el tazón de la batidora el azúcar, prefermento, harina y sal, revuelve un poco.
Añade los huevos ligeramente batidos.
Ahora la ralladura de naranja, mantequilla , el jugo , leche y agua de azahar.
Amasa por 5 minutos, checa la masa si le falta líquido o le sobra y vuelve a amasar por unos 10 minutos más, verás que cambia totalmente la textura, se vuelve esponjosa, elástica y brilla, tersa.
Unta un recipiente con aceite , coloca la masa y tapa con plástico y deja leudar en un lugar tibio por 2 a 3 horas.
Pasado ese tiempo tira la masa a la mesa de trabajo y forma el rollo , mete los monos y haz un hoyo en una orilla y embona la otra orilla.
Deja reposar en un lugar tibio de nuevo por una hora aproximadamente
Ingredientes para la masa de azúcar:
100 gr de harina
100 gr de azúcar glass
100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
 
Procedimiento para hacer la masa de azúcar:
 
Coloca todos los ingredientes en un tazón y con un tenedor comienza a integrarlos.
 
Continua con tus dedos hasta formar una bolita, envuélvela en papel antiadherente y coloca en el refrigerador.
 
Ingredientes para decorar la rosca:
 
3 higos partidos por la mitad
4 cerezas rojas, verdes
Ate de membrillo y de tejocote partido en tiritas largas
Almendras fileteadas
 
Procedimiento para decorar la rosca:
 
Una vez que ha pasado el tiempo de reposo de la rosca, bate ligeramente un huevo entero y con cuidado barniza la rosca, ¡Con cuidado! no queremos ponchar la masa.
 
Saca la masa de azúcar del refrigerador y corta en 6 partes iguales.
 
Estira con el palote o con tu mano cada porción y dale forma bonita, colócala sobre la rosca bien distribuida.
 
Ahora adorna a tu gusto con los demás ingredientes.
 
Espolvorea un poco de azúcar y listo, mete a horno 180°C , el cual ya ha sido precalentado hasta llegar a su temperatura.
Mete la rosca al horno precalentado 180°C y deja hornear por unos 20 a 25 minutos, revisa por la parte de abajo de la rosca, debe de quedar café clarito o golpea un poco la rosca y debe de sonar hueca. (cada horno es diferente en tu horno puede durar más o menos tiempo)
 
Deja enfriar (o no) y ¡Disfruta con chocolate caliente!
 
Consejos:
 
+ Muchas personas hacen la masa de azúcar con manteca, yo personalmente no te lo recomiendo, no me gusta  su sabor.
 
+ La masa de azúcar hecha con mantequilla si no la metes al refri o está muy suave se deshace cuando la horneas, se escurre, si está fría no sucede eso.
 
+ La rosca te queda húmeda y suave cuando la dejas hornear el tiempo exacto, no más.

+ Para que tu masa leude debes de cuidar la temperatura la leche y la mantequilla, todo lo caliente o lo muy frío mata la levadura, es por esta razón que la mantequilla debe de estar a temperatura ambiente y la leche como la de un bebé.
 

Pan de caja con avena

pan-de-caja-avena-canadiense

No hay como hacer tú mismo tu propio pan de caja, pan fresco con los ingredientes que tú decides que tenga, que más le gustan a tu familia, puedes modificarlo como gustes, hacerlo integral o blanco, con semillas o cereales, ¡Lo que gustes!

Hace algún tiempo le perdí el miedo a elaborar mi propio pan con levadura, era como un tabú para mí, me parecía que sólo los profesionales podían hacerlo, ahora, con un poco de práctica y buenas recetas he logrado un pan rico y sano  que mi familia disfruta.

En ocasiones le pongo muchas semillas, diferentes cereales, sabores,  en ésta ocasión decidí buscar una receta que llevara avena y ¡Me encantó!

¿Por qué avena? Bueno, en otro post en donde subí la receta de cómo preparar granola casera te hablé de los beneficios de la avena para nuestro organismo, me parece increíble que con un poco de avena o simplemente añadiendo a nuestra dieta diaria un poco de avena logremos una mejor condición en nuestro cuerpo.

Uno de los mitos principales que hay en nuestra sociedad sobre la avena es que engorda y por lo mismo algunas personas prefieren omitir este cereal en su dieta diaria por miedo a subir de peso. Bueno, yo aquí debo de decir algo que he aprendido con el tiempo, en mi familia buscamos cuidarnos de no subir de peso por salud y he descubierto que todo exceso es malo,  hasta el exceso de agua es dañino, así que lo que buscamos siempre es un balance, poco de esto o aquello, cantidades moderadas, ¡Claro! Hay días en que nos alocamos pero en general busco que podamos comer de todo un poco, aún de los antojos que son antojos culposos.

Así que, creo que si introduces un poco de avena en tu dieta diaria será más el beneficio que obtienes en tu cuerpo que todo aquello de que “la avena engorda”, todo con moderación es la clave.

Por lo mismo quise buscar una buena receta de pan con avena, la receta me gustó y la encontré aquí. Este mismo pan puedes hacerlo integral al intercambiar 1 ó 2 tazas de harina integral por las de harina blanca.

¿Nunca has hecho pan de caja? No te preocupes aquí te voy a ayudar para que no tengas problema alguno  ¡Anímate!

Si tienes máquina de pan queda perfecto también ahí, sólo calcula las cantidades de acuerdo a la capacidad de tu máquina.

pan-de-avena-avena-canadiense

Ingredientes:

1 3/4 agua tibia ( temperatura como la de la leche de un bebé)
1 cucharada de levadura seca
3/4 de taza de avena de cocción rápida (quick cooking oats)
1/3 taza de miel de abeja o agave
3 cucharadas de aceite vegetal
2 cucharaditas de sal
5 tazas de harina (puede variar la cantidad, puede ser un poco más o menos)
1 huevo batido ligeramente para barnizar
3 cucharadas de avena para adornar

Procedimiento:

En un tazón pequeño pon 1/4 de taza de agua, pizca de azúcar y la levadura para que se active, revuelve con una cuchara.

Deja por 10 minutos

En un tazón grande coloca el harina, la avena y la sal, revuelve con una pala o espátula.

Ahora añade la miel, el aceite y el agua en el centro (no pongas toda el agua, de a poco ve añadiendo porque quizás no necesites toda)

Revuelve para comenzar con una pala o con la espátula.

Ahora tira la masa a una mesa limpia y comienza a amasar con fuerza hasta que logres una masa elástica y suave, suave pero no tersa porque tiene avena, recuerda.

7 En el tazón que usaste anteriormente ponle un poco de aceite y coloca ahí la bolita de masa y unta un poco del aceite también a la masa.

Tapa con un trapo limpio y deja que repose por una hora aproximadamente en un lugar tibio y seco o hasta que doble su volumen.

En seguida, engrasa dos moldes para pan y deja aparte.

10 Saca la masa del tazón una vez que ha transcurrido la hora y “pónchala” suavemente y divide la masa en dos.

11 Coloca cada mitad en un molde de pan y permite  que doble de nuevo su volumen, unos 20 minutos, barniza cuidadosamente con el huevo y adorna con avena una vez que han leudado de nuevo.

12 Enciende el horno a 180°C y mete los panes por unos 30 minutos o hasta que los veas doraditos y al tocar el centro del pan suene como hueco.

13 Desmolda los panes y colócalos en una rejilla a enfriar.

14 ¡Prepara lo que gustes con este delicioso pan hecho por tí! Pan francés, sándwich saludable,  con mantequilla y mermelada, crema de cacahuate, ¡Todas las opciones que se te ocurran!

pan-de-caja-avena-canadiense-1

Post patrocinado por Avena Canadiense, click aquí para conocer más sobre algunos mitos de la avena.

Pan de Chile Poblano

Esta receta ¡Me encanta! y tengo mucho tiempo queriéndola compartir contigo.


Esta receta es del blog Gabriela Clavo y Canela de mi querida amiga Gaby,  y es una receta que a mí me tiene enamorada.

Este pan tiene un profundo sabor a chile poblano (uno de los chiles preferidos en nuestro país)pero al mismo tiempo no tan dominante como para no poder incluirlo en un delicioso sándwich, su textura es suave y super fácil de hacer.

Si nunca has probado hacer pan de levadura te invito a iniciar con esta deliciosa receta, si sigues los pasos uno a uno verás que no tendrás problema alguno.


Ingredientes:


200 grs de chile poblano (aprox. 2 chiles) 
75 grs de cebolla (1/4 cebolla)
25 grs de aceite de oliva
10 grs de sal
20 grs levadura fresca o 7 grs levadura instantánea (1 cucharada)
1 huevo
500 grs de harina
30 grs de azúcar (3 cucharadas, puedes poner 2 si te gusta un poco menos dulce)
60 grs de mantequilla

80 g de agua (1/4 de taza + 1 cucharada, puedes necesitar más)

1 huevo para barnizar

Preparación:

Procesa la cebolla y el chile crudo en la licuadora o procesador de alimentos, que te queden lo más molido posible.

En una sartén agrega el aceite de oliva y agrega el chile y cebolla procesados.

Deja a fuego bajo alrededor de 10 minutos.

Agrega la sal

5 Retira del fuego y deja que se enfríe un poco. Importante: que se enfrie, sino , puede quemar la levadura

Vacía en otro recipiente, y mezcla con el azúcar, mantequilla y el huevo a formar una pasta suave (yo lo hice en la batidora)

Incorpora la harina, la levadura y agua (si es levadura fresca disolver en poquita agua tibia)

Amasa con el gancho de la batidora y si lo haces a mano no hay problema, amasa hasta que tengas una masa tersa y elástica

Coloca la masa en un tazón en el que previamente untaste aceite y tapa con un trapo, deja leudar en un lugar calientito alrededor de 40 min.

10 Poncha la masa o amásala  y forma los panes al gusto, puedes hacer pequeños bollos o como yo, hice una barra de pan.
Si te decides por el pan de barra, extiende la masa, enróllala y colócala en el molde.

11 Dejar reposar nuevamente para que crezcan

12 Bate el huevo y pinta el pan con una brocha  

13 Horneaa a 180 °C por una media hora 

14 ¡Disfruta¡


Conchas Caseras Tradicional Pan Mexicano


La Concha es uno de los panes mexicanos más tradicionales en mi precioso país, no hay panadero, tienda de la esquina o panadería que no la venda.


Una concha recién salida del horno es la cosa más maravillosa que puedes probar, crujiente por fuera por el azúcar y suave por dentro, “chopeada” con chocolate caliente o leche fría, rellena de frijoles refritos (ajá, es lo máximo) o sola es un manjar muy mexicano.

Este pan me trae tantos recuerdos… las Conchas mas ricas que he probado son las que comíamos recién salidas del horno de piedra de Don Pancho en Tangancícuaro, Michoacán. 

En ocasiones mi papá me llevaba solo por el puro antojo de pan caliente. Las filas, los disgustos con la Señora de al lado y el amontonamiento no importaba, para mí ver a los panaderos haciendo el pan, oler la masa leudando y el pan recién salido del horno era fascinante, toda una experiencia. 

La clave para tener buen pan, es decir, conseguir conchas, era llegar temprano, si llegabas tarde el asunto se ponía MUY tenso e interesante. 

Comenzaban a llegar las Señoras más “colmilludas”, con la autoridad que les otorgaba sus años de experiencia en la ciencia de acaparar el pan y ejercer presión sobre el panadero, decían: “Pancho yo aparté tres charolas”, entonces yo volteaba a ver a mi papá suplicando con los ojos que hiciera algo para que nos tocaran aunque fuera una sola conchita o que alguna Señora se apiadara de nosotros y nos regalara un solo pan calientito, no era justo que se llevaran charolas completas.

Así es  como podíamos salir  con las bolsas llenas de conchas o con las “sobras”, lo que ya nadie quería, bueno, aun así esas “sobras” eran deliciosas.

Pero todo era diferente cuando llegábamos temprano, entonces  sí ¡Pan a escoger! ¡Bolsas llenas de conchas calientitas”, claro que no esperaríamos a comerlas en casa, en el camino de regreso a nuestra ciudad íbamos comiendo ese rico y calientito pan. ¡Lo habíamos logrado!¡Les habíamos ganado a esas Señoras el pan!


También era todo un espectáculo el panadero; Pancho siempre con una pala de madera que medía como 3 metros de largo nos gritaba,”aguas con el palo”, “aguas con el palo”, era el aviso para decirnos que los panes estaban a punto de salir y él los estaba sacando del horno, el espacio era tan pequeño que podías salir golpeado… la panadería… un lugar sencillo, de ladrillo maltrecho, leña amontonada, en ocasiones lloviendo y todos en bola haciendo espacio para que Pancho no nos fuera a pegar con el palo… ¡Qué recuerdos!¡Pan calientito! ¡Conchas recién hechas!¡Pan de Don Pancho!¡Mi papá!


Bueno pues estas conchas no son como las de Pancho, las de él son ¡Inigualables! pero están buenísimas, muchas gracias a Carmen Sánchez por compartir esta deliciosa receta a la que le he hecho algunos pequeños cambios.¡Muchas gracias nos has hecho muy felices! 


Antes de entrar de lleno a la receta quisiera comentar que hacer pan de levadura no es cualquier cosa, esta masa como bien me explicó una querida amiga es difícil de manejar no es tan suave como otras, pero de que te salen las conchas te salen.

Yo explicaré primeramente el proceso usando la batidora que tiene batidor de gancho en seguida lo explicaré haciéndolo a mano, dicen que amasar es terapéutico y relajante, para mí en ocasiones no, es tanta la prisa que prefiero la máquina, también puedes usar la máquina de pan para amasar tu masa.

Si sigues las instrucciones tal cual te garantizo que te saldrán y podrás disfrutar de ricas conchas calientitas, tu familia ¡Te amará más!

Si quieres hacerlas integrales solamente agrega mitad de harina integral y mitad de harina normal.

Te recomiendo que el día que decidas hacer las conchas lo planees perfectamente porque es un pan que lleva su tiempo de leudado y mucha paciencia, así que con prisas es difícil disfrutarlo, pero si te planeas un día para hacerlas seguro que te saldrán perfectas.

Ingredientes para el pan:
18 conchas de 60 gr c/u apróx.

1/2 kg de harina o 3 tazas (puede ser que necesites más)
1 cucharada de leche en polvo tipo NIDO (venden bolsitas en las tiendas de la esquina)
4 huevos grandes
125 gr de azúcar
2 cucharadas de levadura seca para panadería NO tipo Royal
120 gr de mantequilla sin sal suavizada (cada barra en México pesa 90 gr)
1/2 taza de agua tibia
Pizca de sal

Ingredientes para la costra: 

1 taza de azúcar glass
1taza de harina
2 barras de mantequilla sin sal

Procedimiento para hacer el pan en batidora:

1 Calienta un poco la media taza de agua, la temperatura es como la de la leche de un bebé, agrega una cucharada de azúcar y la levadura, revuelve con una cuchara y deja aparte. En unos minutos verás que la levadura está comenzando a hacer burbujas esto quiere decir que tu levadura está activándose y está viva.

2 En el tazón de la batidora coloca la mantequilla y los 125 gr. de azúcar, bate con el  batidor plano o las aspas normales de tu batidora, hasta que se integren perfectamente.

Agrega los huevos uno a uno, siempre bajando con una espátula los lados del tazón.

Enseguida agrega la levadura y la leche en polvo y pizca de sal,sigue batiendo.

Ahora cambia el batidor plano por el gancho y en velocidad baja comienza a agregar el harina poco a poco.


No puedes tener una medida exacta de harina ya que dependiendo del clima y de la calidad de tu harina necesitarás más o menos harina. Comienza con las 3 tazas, si notas que se te sigue pegando mucho en el gancho agrega más harina. De vez en cuando para la batidora y con tus dedos oprime la masa, si notas que está pegajosa pero que no se te pega en los dedos entonces ya no agregues más harina, ya está lista la masa solo le falta amasado.
El aspecto de la masa será así:

Con la batidora en velocidad máxima deja que el gancho haga su trabajo con la masa. Al principio notarás que la masa se pega al tazón pero no en tus manos, es normal, entonces déjala como 10 minutos más hasta que notes que se hace una bolita en el gancho, escucharás que se comienza a golpear ya la masa en el tazón y que la masa brilla, está elástica es decir que si oprimes la masa se regresa a su lugar y cambia, se vuelve suave y tersa. ¡Ya está lista la masa!

Coloca un poco de aceite en tus manos y toca la masa para que la bolita de masa esté untada con aceite.

Deja el tazón con la masa en un lugar calientito y tapado por unas 4 horas, este es uno de los trucos para que te queden con muy buena miga. Pueden ser dos horas pero mejor 4 o hasta 8 horas. La masa aumentará considerablemente su volumen. 
Mi lugar preferido para leudar es la cajuela del coche 🙂

Aquí vamos a aprovechar el tiempo para hacer la costra. La receta original lleva la mitad exactamente de los ingredientes, pero yo noté la primera vez que la costra se rompió al ser tan delgada, en la segunda ocasión la hice doble la receta y entonces la costra fué más gruesa y no se rompió y me gustó más.
Entonces lo que hacemos es en un tazón o en la mesa coloca el harina y el azúcar glass revuelve con la mano y agrega la mantequilla, revuelve con paciencia porque al principio es pegajosa. Yo comencé con una espátula y luego a mano. Debe de formarse una masita suave que no se pega a tus manos, si te falta agrega harina y azúcar glass en cantidades iguales. Una vez lista esta masita tapa con papel antiadherente, deja aparte.
Si gustas hacer la costra de chocolate agrega cocoa cucharada a cucharada supliendo en lugar de harina, no te recomiendo usar “chocomilk”

10 Después de que transcurrieron las 4 horas, saca la masa del tazón , la vas a ponchar con el tacto, se desinfla. No necesitas amasarla de nuevo.

11 Has bolitas con la masa del mismo tamaño todas, yo las pesé y  de 60 gramos es muy buen tamaño, si no tienes báscula solo “a ojo de buen cubero” has bolitas como del tamaño de una lima.

12 Coloca las bolitas en una charola con papel encerado separadas entre ellas ya que volverán a leudar. Yo puse 7 en cada charola.

13 Aplana cada bolita con tu mano porque no queremos bollos sino conchas.

14 Ahora mi técnica para esto de la costra es la siguiente: con la maquina de las tortillas aplanarás cada bolita de masita que uses porque para mí con el rodillo o a mano me fué muy difícil. Si notas que se pega la masita en el plástico pon un poco de harina.

15 La ruedita de la costra debe de cubrir completamente la masa del pan.


16 Ahora con el molde de figura de concha oprime y listo.Si no tienes este molde, entonces, con un cuchillo muy filoso o con el cortador de pizza has las figuras, queda muy bien también.
El molde se compra en tiendas en donde venden materias primas.

17 Tapa las charolas de nuevo con una toalla de cocina limpia y vuelve a dejar reposar en un lugar calientito y sin corrientes de aire por unas 2 horas más.

18 Precalienta el horno media hora antes de completar las 2 horas a 150°C y cuando hayan transcurrido las 2 horas mete las charolas.

19 Hornea las conchas por 20/25 minutos dependiendo de tu horno y qué tan doraditas te gustan. Cuando veas que por abajo ya están del color que te gustan entonces las sacas y no las enfríes ¡Cómelas calientitas con chocolate o solas! 

20 ¡Disfruta!¡Estoy segura que no durarán más de una hora fuera del horno!

Procedimiento para hacerlo a mano:

Ahora vamos a disfrutar de amasar a mano, sentir la masa.

1 Coloca el harina en la mesa de trabajo y forma un volcán.

En el hueco agrega la levadura que ya esponjó y los huevos.

Amasa poco a poco con cuidado y sin desesperarte de que todo se está pegando en los dedos, de preferencia usa una sola mano.

Ahora incorpora la mantequilla, la sal y azúcar, sigue amasando para que vayas incorporando los ingredientes.

Agrega la leche en polvo, hasta aquí tenemos una masa muy aguadita.

Ahora sí ve agregando poco a poco más harina si es necesario hasta que la masa no se te pegue en las manos, es importante que agregues harina y amases hasta que ya notes que la masa sigue un poco pegajosa pero no se te pega en las manos.

Vamos ahora a trabajar el brazo, amasa y amasa con fuerza, puedes golpear un poco la masa dejándola caer, sigue amasando hasta que notes en tus manos el cambio en la masa. La masa se vuelve esponjosa, elástica, brillante y tersa.

Ahora sigue los pasos desde el 7 en adelante de la explicación anterior.

9 ¡Disfruta!

Para guardar las conchas, yo suelo ponerlas en un recipiente de plástico cerrado herméticamente. Como este pan no lleva nada de conservadores ni mejorantes al día siguiente no están taaan suaves, pero si lo metes al horno o al micro 20 segundos están como recién hechas.

Espero que este tutorial te sea de utilidad y me platiques, mándame fotos y comentarios para saber cómo te quedaron tus conchas.

Sígueme en mi página de fb, ahí puedes mandarme tus fotos o a mi mail ¡Espero ansiosa!